23 octubre 2010

Párrafos de Sungkyunkwan Scandal

ESCENA 3 ~ Un extraño

[Yoonhee y Sunjoon acaban de terminar su 2º examen]

[Antes de hacer el examen, Soondol se enfrenta con otros seonjupkuns que quería el lugar que Soondol guardaba para Sunjoon y Yoonhee. Sunjoon interviene y les separa, alegando que él estaba ahí en primer lugar. Los otros seonjupkuns y amos no están muy conformes]

Yoonhee después de entregar su examen, se queda pensativa. Lamenta haber hecho el examen; no está segura de aprobar y piensa que ha estado perdiendo su tiempo. Si no hubiese sido avariciosa, habría encontrado un trabajo normal y haber ayudado a su familia con los gastos, proporcionándole algún tipo de ayuda a Yoonshik. ¿Por qué quiere más? ¿realmente piensa que podrá hacerlo? ¿realmente está ahí por su familia?...
Yoonhee no es la única en cuestionarse. Los estudiantes allí reunidos mantienen la mirada perdida, esperando unos buenos resultados y ser admitidos, incluso algunos lloran en voz alta. Aquello la entristece mucho y no puede evitar llorar. Preocupada por si Sunjoon la ve llorar, desvía la mirada y se muerde los labios. Está tratando de mantener sus lágrimas porque Sunjoon se ha sentado a su lado y suavemente, acaricia su espalda. El sol calienta la temperatura y sus manos son muy cálidas pero, las lágrimas no cesan. Por más que intenta contenerse no puede evitar llorar aunque esté vestida como un hombre.
Cuando algunos ancianos pasan por su lado, ven a Yoonhee llorar y murmuran; "¿Por qué están todos los jóvenes llorando? Hay gente como nosotros de nuestra época que ni siquiera pudimos hacer el examen".
Yoonhee enjuaga sus lágrimas; no por esas palabras, sino porque está avergonzada de haber sido vista en esas condiciones por Sunjoon. Él se acerca a su oído y le susurra:

- Cada uno tiene sus propias dificultadas por las que ha de superarse. El hecho de que uno es joven no significa que no puede ser menos fuerte que esos mayores, por lo que ten la libertad de llorar tanto como quiera.

Yoonhee quiere apoyarse en su hombro para llorar, pero el sombrero lo entorpece. En su lugar, observa su rostro y cuando ve su sonrisa sincera, sus lágrimas le brotan de nuevo. Todavía puede sentir el calor de sus manos en su hombro y su tranquilizante aroma. Ni siquiera se preocupa si puede ser descubierta como mujer en este momento, después de todo, a partir de ahora ya no hay necesidad de verse. Todo lo que le queda en la vida a Yoonhee es conseguir casarse con alguien menor de 50 años. No puede dejar de llorar; no cesa pensar lo feliz que sería casada con alguien como Sunjoon.
Los dos salen del examen y se encuentran con Soondol.

- Doryunmin ¿salen ahora? ¡Oh! ¿que le pasa al hermoso sunbinim?

Soondol se detiene observado el rostro de Yoonhee en lágrimas. Sunjoon cubre su boca con su abanico y le susurra a Soondol; "¿Viste a los hombres con los que peleaste antes?"
"No, no los vi desde que salí"
"Ah, ¿en serio?
Esto extraña a Sunjoon pero no lo piensa más. Los tres llegan donde los caminos se dividen y se detienen. Sunjoon no quiere despedirse así que le invita a su casa.

- Mi casa no está lejos de aquí. Si usted tiene tiempo, me gustaría que viniera. - Yoonhee quiere ir pero no puede.
- Gracias por la invitación pero no me siento bien. Además hay algo que tengo que hacer de vuelta a casa.

Sunjoon está decepcionado. Por alguna razón está desesperado; "No quiero dejarle ir al menos que hagamos una promesa" piensa.

- Entonces, ¿le veré cuando anuncien los resultados?
- No lo sé, no creo que mi nombre esté allí
- Ese día, le esperaré. Espero verle allí

Yoonhee se inclina ante él y se da la vuelta alejándose rápidamente, mientras él la observa hasta perderla de vista. Entonces, se va por su camino.

- Doryunmin, el sunbinim parece indispuesto. No creo que él lo hiciera tan bien en el examen
- No es eso lo que no fue bien. Él no conoce su propio talento dado que nunca ha estudiado entre compañeros, que pudiera corregir su propia escritura.
- ¿Significa que lo hizo bien?
- No soy el examinador, por lo que no puedo juzgar. -Sunjoon en voz baja pregunta- ¿Nos siguen hombres?
- No hay nadie
- Es extraño. Parecía que no nos dejarían ir tan fácilmente

Sunjoon se detiene y se vuelve tras sus pasos. Han caminado bastante pero, ¿qué pasaría sí...?. De pronto comienza a caminar en dirección opuesta y Soondol sorprendido pregunta:

- ¿Qué pasa? ¿Tiene algo que preguntar al sunbinim?
- ¡Creo que no somos el objetivo de esos hombres! ¡Podrían haber ido tras él!
- ¿Cómo? ¿Por qué sunbinim?
- ¡Porque está indefenso!¡No se atreverían atacarme cuando tú estás a mi lado!

Se apresuran a encontrar a Yoonhee, pero no pueden encontrarla después de llegar al punto donde se despidieron. Comienzan a caminar por su camino y preguntan a los comerciantes, quienes en su mayoría dicen que no le vieron. Ellos siguen preguntando hasta que un anciano murmura para sí mismo; "Seguro que están buscando al que hacía el examen que ni siquiera tenía esterilla". Sunjoon escucha al anciano y este sigue murmurando; "Ese muchacho era tan hermoso que no podía dejar de mirar". Desesperado, le pregunta:

- ¿Dónde ha ido?
- Puede que no sea el que ustedes están buscando. Él no estaba solo. Había como unos 4 seonjupkuns detrás de él
"¿4 seonjupkuns? ¡Estaba en lo cierto, iban detrás de él", piensa Sunjoon.
- ¿A-a Dónde fueron? ¿sabe a dónde se dirigían?
- No lo sé. Si supiera donde va la gente con sólo mirarles, haría un negocio de ello

Sunjoon agarra su abanico con inquietud.

Al mismo tiempo, Yoonhee comienza a sentir que hay hombres que le siguen. Son los seonjupkuns que vio salir del examen. No se había dado cuenta de que la han estado siguiendo todo el camino porque tenía la cabeza en otro sitio. Pronto será de noche y no habrá nadie que la pueda ayudar. Comienza a correr, pero una mano la agarra.

- ¡Hey! ¿Qué quieres que hagamos, de repente echando a correr de esa manera?
- ¡Soltadme!

Yoonhee ve a unos transeúntes pero fingen que no le ven y siguen su camino. Un seonjupkuns mira el rostro de Yoonhee. 

- ¿Por qué me seguís?
- Nuestros señores no estaban contentos con el lugar que les habéis quitado, por lo que nos ordenó que te vigiláramos. Si opones resistencia, estoy seguro que el otro hombre con el que estabas no se sentirá demasiado bien
- ¡No le importa lo mucho que me duela! ¡Ni siquiera nos conocemos! 

Yoonhee palidece y empieza a temblar de miedo. ¿Y si realmente le atacan y descubren que es una mujer? No quiere saber ni lo que harán.

- ¡No hay modo de que él lo supiera!. La noticia se extenderá probablemente mañana. Hmm, tal vez se alegrará de no haber salido herido.
- ¡No le insultes! ¡Tu elegancia no tendrían valor ni siquiera convertido en un monje durante 100 años.!

Tan pronto como Yoonhee dice esto, uno de los seonjupkuns golpea su rostro. Con un sólo un golpe la sangre mana de su boca y ella se marea. 

- Odio oír hablar sobre el valor de las personas de los putos nobles. Cierra esa mierda de boca. Te romperemos el brazo derecho para que no puedas ganarte el dinero. Así quédate callado, o sino tal vez deberíamos cortarte la lengua también.

A pesar de que está mareada, ha escuchado que le van a romper el brazo. Si pierde su brazo, sería lamentable para su familia. Su madre y su hermano morirían de hambre. Yoonhee agarra el brazo de uno de ellos y muerde con todas sus fuerzas. La arrojan al suelo y siente el dolor por todo el cuerpo. Quiere levantarse pero no encuentra fuerzas... Pero el seonjupkuns ha dejado de atacarla. Sus ojos están puestos en otro hombre. Es alto y fornido. Pero hay algo extraño en él. Definitivamente es un noble pero el sombrero y la ropa está todo roto, como cortado con un cuchillo, y está ensangrentado. No se marcha como los demás. Está allí observando a los hombres.

- No te metas en los asuntos de los demás y márchate - Le dice uno. El hombre camina hacia ellos y les dice,
- Lo haré - Pero cuando pasa por al lado de los seunjupkuns se vuelve a uno de ellos y sonríe. - ¡Que hijo de puta! ¿cómo puedes seguir a un noble que tan sólo caminaba tranquilamente?

Tras decirlo, golpea con el codo en la cara al hombre, aturdiéndole y después a un segundo. Pone sus pies descalzos sobre el cuello del hombre, ahora derrumbado, y sonríe mientras dice;

- Lo siento pero voy a tener que golpearos a todos. Antes luché y me enfrenté a muchos como vosotros. Después de haber perdido, vino a implorarme y trató de cortarme. No hay motivo para que nosotros luchemos por un sunbi que ni siquiera conocemos. Estáis llevando a cabo las órdenes de aquellos que están por encima vuestro.
- ¿De esos como tú? 

El desconocido se acerca a Yoonhee y levanta su barbilla con sus manos, moviendo su rostro de un lado a otro. 

- ¿Los otros como vosotros tal vez parezcan hombres? Seguramente. Ellos querrían a este hermoso sunbi para de algún modo estar con él, pero él se negó ¿verdad?. ¡Muy bien!. Entonces ahora tengo mis propios asuntos con este chico. Así que ahora puedo golpearos a todos ¿verdad?
- ¿Q-que asuntos?
- Quiero aprovecharme de este sunbi después de salvarle, y después seguir mi camino. No hay mejor premio ¿verdad? 

El desconocido parece no tener miedo a los cuchillos ni a la muerte. Yoonhee se levanta cuando el desconocido comienza a pelear de nuevo contra los hombres. Aunque el desconocido dijo que se aprovecharía de ella después de acabar con los seonjupkuns, no puede huir cuando está luchando por ayudarle. Así que coge piedras del suelo y comienza a lanzadlas a los seonjupkuns. Uno de ellos saca su cuchillo y corta el brazo del desconocido. La sangre comienza a derramarse pero, para la sorpresa de los seonjupkuns, el desconocido sonríe y dice,

- Me rajaste la ropa perfectamente bien. Ahora tendéis que asumir también la responsabilidad de esto 
- ¡Estás loco! ¡Tu ropa ya estaba rajada!
- ¿Loco? También tendrás que pagar por insultar a un noble.

El desconocido no deja de luchar a pesar de que está derramando sangre por todas partes. Los seonjupkuns caen con cada golpe, pero pronto comienzan a tambalearse por la fuerza del extraño. Él también se está agotando. 
Yoonhee deja de tirar piedras porque de repente los seonjupkuns se detienen y retroceden. Ella ve una luz que brilla detrás de ella y ciega momentáneamente. Son Sunjoon y Soondol. Incluso en esta situación Sunjoon está calmado. No puede ver su cara porque a pesar de que su mano la sujeta, está asustada. 
Los hombres huyen pero uno de ellos se dirige hacia Yoonhee con una daga en la mano. En ese momento, los ojos de Yoonhee están cubiertos con el verde de la manga de Sunjoon. No puede ver lo que acaba de suceder. Sunjoon cubre los ojos de Yoonhee y abre su abanico para interceptar la daga, después lo cierra y lo tuerce junto con la mano del hombre. Sunjoon le golpea en el estómago con sus largas piernas. Cuando retira su mano de los ojos de Yoonhee, ve al hombre tirado en el suelo retorciéndose de dolor en el estómago, y que el puñal ha quedado atrapado en el abanico de Sunjoon. El seonjupkun del suelo suelo se levanta y sale huyendo; Soondol es detenido por Sunjoon cuando iba tras él.

- ¡Déjale!

Su voz es fría y furiosa. Incluso Soondol parece tener miedo también de Sunjoon. Él chequea el rostro de Yoonhee. Está hinchado y con manchas rojas; puede ver sangre en su boca. Él limpia la sangre y toca su rostro. 

- ¿Cómo hay alguien que le haga esto? ¡Maldita sea! Malgasté mi tiempo

Yoonhee vuelve la cabeza hacia el extraño. Está sentado, apoyado contra la pared. Ella corre hasta él y le pregunta,

- ¿Estás bien? - No responde. Sorprendida por la cantidad de sangre, hurga en su manga y saca un pañuelo que había hecho para Yoonshik como regalo. 
- Pensé que sólo te parecías a una chica pero, incluso llevas un pañuelo.

Haciendo caso omiso de él, Yoonhee limpia la sangre. El desconocido se levanta y mira a Sunjoon que se inclina ante él como agradecimiento, pero este escupe hacia Sunjoon, "Tu aspecto, tu cara... Todo me molesta". La expresión de Sunjoon no cambia y le contesta educadamente, 

- Está  muy mal herido, debería ser tratado adecuadamente...
- ¡Yo me cuido solo! - El desconocido se marcha cojeando
- Le debemos. Se lo devolveremos con dinero - Le dice Sunjoon. El extraño se detiene y se gira hacia él, 
- A partir de ahora no quiero hablar contigo. No me muestres tu cara otra vez. Esa es tu deuda a pagar.
- ¿Hice algo que le molestara?
- ¡Cumple!

Tras insistir en que no quiere que hable con él como su forma de pago, el extraño se marcha y desaparece.

8 comentarios:

  1. ¡¡Es totalmente diferente esta escena del drama!!
    Sunjoon estaba ahí y fue él quien le cubrió los ojos >O<
    Me gusta mucho más la escena de la novela porque se nota muchisimo que Sunjoon tiene ese extraño interés en YS.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por el blog, es estupendo. Disfruto mucho los parrafos del libre pero ¿Se puede conseguir el libro en digital aunque sea en ingles?

    ResponderEliminar
  3. PERFECTOS LOS PÁRRAFOS DEL LIBRO...ME ENCANTAN!.
    ME GUSTA MAS ESTA ESCENA EN EL LIBRO, QUE EN EL DORAMA. MUCHOS BESOS VERÓNICA...*_*
    MIKA

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias :) se me a ido la lectura en un suspiro...sera por que me encanto :D gracias Fuuko

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Fuuko =D
    Realmente me gustaría haber visto esa escena en el drama, pero es bueno un poco de diversidad en comparación a la versión original, pero fuuko >.< con cada nuevo parrafo traducido me dan ganas de leer el libro aún más..

    Gracias gracias
    te cuidas

    ResponderEliminar
  6. por qué no dejaron esa escena TT___TT hubiera estado más genial, ahhh ya me la imagino xD

    muchas gracias fuuko!!!

    ResponderEliminar
  7. me entanca tu blog!!! felicidades, es un gran trabajo!!!!

    ResponderEliminar
  8. me encantan los 2 sunjoon ahora no se quien me gusta mas si el de la novela o el del drama pues los 2 son tan firmes y aparentemente calmados pero x dentro estan llenos de pasion XD y esta chica, sunjoon ni bien la vio le puso el ojo jajaja
    gracias fuuko

    ResponderEliminar