10 noviembre 2010

Párrafos de Sungkyunkwan Scandal

Primer día en Sungkyunkwan

[Entre esta escena y la pasada, todos sabemos lo que pasa. Es la escena ocurrida en el ep.2 donde el rey admite a Kim Yoon Shik en Sungkyunkwan]

Yoonhee está mirando las puertas de la escuela. Hoy es su primer día. Ella ya ha estado ahí pero ahora tiene miedo porque debe pasar todo el día y toda la noche como hombre. Mira hacia el cielo como dijese una oración.

- Por favor, padre, ayúdeme a salir de esta sin ser descubierta. - No tiene el valor para entrar y se queda mirando desde fuera. De pronto, oye una voz familiar.
- Oh, bello sunbinim ¿ha estado bien?

Ella se vuelve y ve a Soondol. Aunque Sunjoon no está a su lado, no debe de andar muy lejos. Ella le saluda con mucho gusto.

- Soondol, ha pasado tiempo
- Usted sigue siendo tan hermoso como siempre. Ah, otra vez hablé más de la cuenta...
- No importa. Puedo tomarlo como un cumplido.

Soondol coge sus libros y sus cosas y comienza a caminar pero, a lo largo del muro y no a través de la puerta como ella ha estado mirando. Ella tan sólo le sigue y, se da cuenta de que lleva como si nada la pesada carga que había estado llevando como si su peso fuese pluma.

- Lee Jinsa... [Si alguien pasa el examen de Jinsa puedes llamarles así]
- ¿Lee Jinsa? ¡ah, se refiere a nuestro doryunnim!. Ya está aquí. Le seguí para ayudarle con sus cosas pero él me está castigando por pegarme a él todo el tiempo. Pero estuvo bien que me quedase tanto tiempo. De lo contrario, no me habría encontrado con usted.

Soondol de repente deja de caminar. Ella le pregunta qué le ocurre cuando se agacha y comienza a llorar.

- Quiero quedarme al lado de nuestro doryunnim pero él no quiere. Dice que hay funcionarios que trabajan para los dormitorios y que no puede tener a un siervo personal a su lado... ¿Qué voy hacer ahora?
- ¿Qué quieres decir? ¿no vas a tu casa?
- ¡Pero doryunnim no estará! ¿qué voy hacer en casa? - Soondol mira a Yoonhee con una expresión desesperada - ¿No le puede convencer para que me quede a su lado? yo no puedo decirle nada más. ¡Es la persona más temible del mundo! incluso su padre le teme. - Yoonhee sonríe y se agacha junto a él.
- No sé si debería decir esto, ya que sólo le he visto un par de veces, pero me asusta demasiado. Si él dice que no, es lo que está destinado a ser.



Soondol agacha la cabeza con desesperación. ¿Querer estar al lado de Sunjoon está mal? a pesar de Soondol es grande, Yoonhee se siente como si estuviese consolando a un niño pequeño. Ella le dice en broma.

- ¿Por qué quieres estar al lado de alguien tan temible como dices?
- Él es la persona más temible del mundo, pero también la más amable - Yoonhee puede sentir que clase de persona puede ser con un criado así. Soondol traga su tristeza y se levanta.
- En cualquier caso, sunbinim también es bastante sorprendente.
- ¿Yo?
- ¡Aprobó! Lo cual fue un poco sospechoso.
- ¿Sospechoso de qué?
- Creía que usted era una mujer - El corazón de Yoonhee retumba. Pero intenta disimularlo.
- Lo he oído tantas veces que ya ni siquiera me sorprende.
- ¡Y-yo no quise ofenderle! ahora que veo que ha aprobado, usted es un hombre entre los hombres. ¿Cómo una mujer va saber escribir y leer tan bien? Definitivamente es imposible hacer el examen, si usted no es un hombre.
- Ja ja ja... Estás en lo cierto. ¡Es ridículo pensar que una mujer puede hacer eso!

Yoonhee se siente agradecida por poder engañar a la gente fácilmente; dado que los hombres no sospechan que una mujer puede leer y escribir en esa medida.
Yoonhee sigue a Soondol pasando por muchas puertas abiertas. Ellos no pasaron por las puertas principales sino por las traseras que conducen hasta los dormitorios del este. Llegan a un edificio con muchas habitaciones y un amplio porche. Para cada habitación hay un seomdol (Roca para dejar los zapatos). Este es el dongjae (Dormitorios del este).

- ¡Doryunnim! - Soondol comienza a correr hacia la puerta que está abierta y Sunjoon aparece tras ella asomando la cabeza
- Te dije que no regresaras ¿por qué estás aquí?

Yoonhee le sigue y sonríe ampliamente. Ve que Sunjoon lleva un dopo azul verdoso (La parte exterior larga del traje) y un yoogun (Sombrero que llevan los estudiantes para usar dentro de la escuela). Se inclina para saludar.

- Cuánto tiempo sin verle ¿cómo ha estado? - Sunjoon sale de la habitación y se pone sus zapatos. Se inclina también para saludar.
- Me alegro de que esté aquí. Le estaba esperando. ¿Pero cómo es que vino en esta dirección? - Soondol se asusta ante las palabras de Sunjoon.
- ¡Oh que despiste! Se me olvidó que ha sunbinim se le permite entrar por la puerta principal.
- No importa - Dice Yoonhee -  Gracias a ti pude entrar por la puerta más cercana. Creo que voy a salir por aquí en lugar de por allá. - Soondol pone sus cosas en el porche. Sunjoon y Yoonhee se sientan, y ella observa el edificio. - Realmente no sé cómo funciona todo esto o a qué habitación debería ir.
- Por lo generales los estudiantes están en habitaciones con gente que conocen. ¿Conoce a alguien más aquí?
- ¿Qué? ¿habitaciones compartidas? ¿no tenemos habitaciones individuales?

El corazón de Yoonhee late a toda prisa. Todo este tiempo ha estado pensando que estaría sola en una habitación. Sunjoon le explica sobre las habitaciones del Este y del Oeste, que son 32 habitaciones de las cuales 29 son  para estudiantes.

- Pero el número total de estudiantes es de unos 150 así que es normal que los estudiantes tengan que compartir habitación. Es un poco incómodo pero...

Yoonhee calcula para su cabeza: "Si hay 150 estudiantes y sólo 29 habitaciones, ¡significa que habrá de entre 5 y 6 estudiantes por habitación!". Ella observa la habitación. Es pequeña. Tres estudiantes ya sería incómodo. ¿Va ha tener que dormir con hombres?. Tan sólo puede pensar que debe huir pero, cuando agarra sus cosas para marcharse, Sunjoon dice.

- Habrá de 2 a 3 personas por habitación. -  Yoonhee se calma. 2 o 3 personas es mejor que 5
- ¿Entonces qué pasa con los demás?
- Algunos se quedan en Banchon, otros viven cerca de aquí, así que van y vienen. Tenemos la suerte de que el rey nos deja en los dormitorios.

¿Suerte? Yoonhee no quiere ni imaginarse lo que diría su madre si supiera que va dormir con hombres. Ella vuelve a mirar hacia la habitación y pregunta preocupada.

- No conozco a nadie aquí ¿qué debo hacer?
- Usted me conoce

Yoonhee mira a Sunjoon insegura y nerviosa. Compartir la habitación con él es algo afortunado pero también desafortunado. A pesar de que confía en él, es de ella misma en quien no confía.

- E-entonces... Tengo que compartir la habitación con usted... ¿hay alguien más a parte de nosotros?
- No le he visto pero creo que lo hay. Había cosas en la habitación cuando he llegado y el resto de habitaciones están ocupadas por 2 o 3 personas, sólo esta estaba ocupado por uno.
- ¿Sabe que tipo de persona es?
- No lo sé. ¿Le preocupa?
- Puesto que es un completo extraño... Me preocupa un poco. ¿Qué pasa con los dormitorios del Oeste?
- Las habitaciones de allí están ocupados en su mayoría por Norons. Aquí están todos los demas; Sorons, Nam-in... Usted parece un Nam-in.
- ¿¡C-cómo lo sabe?!
- He tenido un presentimiento. -Un incómodo silencio se adueña de ellos dos. Yoonhee lo rompe preguntando.
- Pero si los dormitorios del Oeste es para Norons, ¿qué hace usted aquí? - Sunjoon sonríe.
- Originalmente los dormitorios del Oeste es para Jinsas y el Este para Saengwons. Sólo ellos lo dividieron entre Norons y Sorons, lo cual no es correcto. Yo soy tanto Jinsa como Saengwons, así que no importa dónde me quede.

Ella no lo entiende. Aún así es un Noron y sería más cómodo para él estar en las habitaciones que sus compañeros, ¿por qué iba a querer estar en las habitaciones del Este?. Extraño. En cualquier caso, es una suerte que pueda compartir habitación con él y no con otra persona desconocida.
Yoonhee va a descargar su equipaje y ayuda a Sunjoon. Ella abre su pila de libros y Sunjoon mira el título de la tapa del primer libro.

- Espere ¿qué es esto?

Sunjoon mira a todas direcciones para asegurarse de que no hay nadie; sólo está Soondol en la puerta. Se acerca a Yoonhee y pone su boca en su oído para susurrarle. Aunque sólo es un susurro, el calor le hace palpitar su corazón: "Va en contra en de la ley tener libros de Lao Zi y además va en contra de las normas de la escuela."

- ¿Qué? ¡No lo sabía! estaba leyéndolo porque me aburría... - Sunjoon se sorprende. A pesar de que es un libro difícil de encontrar, ¿lo leía por aburrimiento? - ¿Qué hago? ¿dónde lo oculto?

Yoonhee está nerviosa y mira en todos sus libros para poner boca-abajo todos los prohibidos. Sunjoon después de explicarle cuáles no están permitidos, le dice que tenga cuidado.

- A partir de ahora no puede llevárselos a casa, así que le diré a Soondol que los lleve a mi casa de momento.
- Muchas gracias. Soondol gracias - Soondol sonríe mientras recibe los libros
- Pero no veo su manta y estera ¿no los lleva consigo? - Yoonhee se sorprende y mira a Sunjoon. Él entiende con la mirada que le está preguntando si tenía que llevarlos, así que dice.
- Yo traje el mío, pero he oído que aquí los puede conseguir también.

Alguien que parece del trabajo se acerca a ellos y pregunta si son nuevos estudiantes. Cuando Yoonhee y Sunjoon lo confirman, saca un trozo de papel y los cheques con sus nombres.

- ¿Habéis decidido quedaros en esta habitación? ¿no había ninguna otra libre?
- Tengo entendido que sólo hay una persona aquí. ¿Hay algo va mal?
- No, es sólo una persona pero... Dejadme ver si os puedo conseguir otra habitación - El hombre levanta la mirada de sus papeles y les dice - No hay más habitaciones. Bueno... Creo que vais a estar bien. No es que venga muy a menudo. - Al verlos extrañados, el hombre cambia de tema - Sus escritorios serán entregados en breve y también los uniformes. ¿Necesitáis algo más? - Sunjoon habla por Yoonhee
- No traje mantas, ¿qué puedo hacer?
- Ah, en el almacén es posible que haya pero no están en buen estado. Están viejos y feos así que te recomiendo que te traigas uno de casa. - Yoonhee piensa que de traérselo de su casa también estaría así y que de todos modos no podía quitarle las mantas a su familia.
- Me quedaré con uno de todos modos
- Llevará unos días arreglarlos...
- Sin embargo, no tengo ninguno en casa para traerlo... - El trabajador mira a Yoonhee y asiente con la cabeza.
- No importa -  Irrumpe Sunjoon - Las traeré de mi casa
- Muy bien. Si necesitáis cualquier cosa decidselo a los jaejiks (Los niños) de allá. - Señala a un grupo de niños que están uniformados; incluso sus ropas se ven mejor que las de Yoonhee.

Cuando el trabajador se marcha, Sunjoon le pide a Soondol que traiga de su casa una manta, una colchoneta y una almohada.

- No sé si estará listo de inmediato
- Si se lo dices a mi madre, lo tendrás listo enseguida. Tráelo mañana por la mañana
- No importa. No tiene que preocuparse de ello - Le dice Yoonhee
- No, usted está enfermo y el uso de cosas viejas del almacén no será bueno para su salud..

Yoonhee baja la cabeza sin saber que hacer y cómo tomar su buena voluntad. Creía saber que no había ningún hombre bueno y generoso en el mundo pero, acaba de conocer a Sunjoon.
Después de organizar sus cosas, Soondol se marcha con los libros y ellos se sientan. Yoonhee está nerviosa, así que juega con sus dedos mientras mira a los árboles y el resto de edificios.

- ¿Qué edificio es ese?
- Creo que es la cafetería donde los estudiantes van a comer
- Ah, ya veo...
- Bebería quitarse eso
- ¿¡Qué?! ¿¡que me quite qué?!

Después de ver la reacción sobresaltada de Yoonhee, Sunjoon también se sorprende y apunta hacia su sombrero. Los alumnos no lo usan en la escuela.

- Ah... El sombrero... sí, me lo quito - Ella comienza a soltarse el sombrero avergonzada
- No digo como tienen que ser los hombres, pero usted parece un poco tímido.

Su corazón late apresuradamente cuando le ve sonreír levemente. Se deshace del sombrero y lo deja en el suelo. Ella mira sus ropas hasta encontrar su yoogun (El otro sombrero de tela). Comienza a ponérselo pero su madre fue quien se lo cosió con tela barata y no es como debería ser. Yoonhee se avergüenza de enseñar su sangtoo (La cinta del pelo) así que se apresura en ponérselo atando las cintas. De repente, la mano de Sunjoon está cerca de su rostro. Antes de poder ser sorprendida, sus largos dedos deshacen las cintas que ella ató. Sus dedos tocan ligeramente su mentón y su cuerpo reacciona a cada toque. Sunjoon ata el último nudo dejándolo correctamente.

- Es natural que usted sea tímido ya que no ha pasado tiempo rodeado de personas. Estoy seguro de que va a mejorar después de estar aquí.

Yoonhee asiente con la cabeza sin poder respirar. Sunjoon cuelga la ropa de Yoonhee junto a la suya , todo perfectamente ordenado. También hay ropas desgarradas que seguramente pertenecerán al otro estudiante.
Ella ve un trozo de tela, seguramente un pañuelo, que ha caído cerca de las ropas del otro estudiante. Cuando lo coge, Sunjoon lo dice.

- ¿No dijo que tenía algo que decirme después del bangbangryeh? Se marchó con prisas y no le pude preguntar.

Ella estaba pensando en decirle que era mujer. Estaba tan sorprendida con la reunión con el rey que lo olvidó por completo. Está conmocionada así que se acerca a una de las pilas de ropa y se vuelve hacia él.

- A-ah claro. No tenía nada especial que decirle... Sólo quería felicitarle. ¡Ah! ¿y usted no tenía que decirme algo también?

Las manos de Yoonhee se han manchado con la sangre que lleva el pañuelo pero ella sólo tiene ojos para Sunjoon, así que no se da cuenta. Se sienta y espera su respuesta.

- Ah, ya está hecho
- ¿Qué era?
- En realidad sólo quería preguntarle si estaría interesado en asistir a Sungkyunkwan conmigo, pero ya que está aquí ya está hecho.
- Ya veo. Ah, ¿por qué hablamos tan formalmente? piensa en mi como un hermano menor y hablemos
- Ah, ¿debería ahora que estamos compartiendo habitación? Lo intentaré. Pero no debería llamarte por tu nombre así que tienes que pensar en algo en que te pueda llamar.

Yoonhee piensa un apodo. Es tan difícil como elegir un nombre. Pero como ahora es un estudiante, debería pensar en algo para que le puedan llamar.
Un estudiante pasa y asoma la cabeza por la puerta para saludarles.

- Sois nuevos aquí ¿no? Mucho gusto -  El saludo es devuelto.
- ¿Eres tu nuestro compañero de habitación?
- No, no lo soy. Soy de allá, del hajongbang. - Los ojos del estudiante se abren como platos, como si acabase de ver algo - ¡E-esta habitación es...!
- ¿Qué? ¿te pasa algo?
- N-no. Nada. No es nada. Nada.

Después de mirar a su alrededor, el estudiante se apresura de inmediato. Yoonhee se queda pensando en su reacción que le ha recordado a la de los trabajadores cuando han comprobado la habitación. Sunjoon también lo advierte. Ambos se miran el uno al otro desconcertados, es como si no deberían de estar en esa habitación.

8 comentarios:

  1. gracias fuuko, me emociono cada vez q veo q has subido algun parrafo de SKKS, gracias en verdad eres un angel XD!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. yo tambien me emociono!!XDXD

    leonora

    ResponderEliminar
  3. gracias fuuko, yo tambien me vuelto una seguidora de tu canal,y me pongo muy feliz cada vez que encuentro un nuevo parrafo. estare esperando en proximo
    meisy

    ResponderEliminar
  4. waaa gracias por seguir subiendolos me encanto este libro y cada q veo q subiste un parrafo nuevo dejo cualquier cosa para leerlo jijijiji gracias...

    ResponderEliminar
  5. gracias x compartir los parrafos del libro!!!te agradezco tu esfuerzo y te animo a ke continues con ello,eso si a tu ritmo,no te sientas presionada..... me encantan^^ bye

    ResponderEliminar
  6. gracias fuuko por compatir con nosotros otro capitulo mas, esta muy interesante y como siempre se van como el agua :D espero por los siguientes
    besos y cuidate.

    ResponderEliminar
  7. Gracias amiga...adoro tus traducciones del libro.
    un beso...*_*

    ResponderEliminar
  8. fuuko gracias por el trabajo de traducion de esta novela me encanta.

    ResponderEliminar